El proyecto creado por un estudio holandés consiste en un ‘aspirador’ de 7 pisos alimentado por energía eólica que absorbe el aire contaminado, lo limpia en su interior, y lo libera de vuelta.

aspirador gigante purificador aireLa contaminación del aire que respiramos, sobre todo en los núcleos urbanos de las ciudades europeas o asiáticas, es uno de los principales problemas que nos afectan relacionados con el medioambiente y con la salud. Según la OMS, nueve de cada diez personas que viven en la UE están expuestas a niveles excesivos de polución.

Estos días, sin ir más lejos, la ciudad de Madrid estudia qué protocolo establecer para mejorar la calidad de su aire, que ha llegado a niveles de casi los 200 mg/m³ de dióxido de nitrógeno. Sin embargo, España no es el país que sale peor parado en cuanto datos de contaminación ambiental se refiere, si lo comparamos con ciudades como Abu Dabi, Amán o Beijing, cuya imagen de rascacielos y transeúntes velados por el polvo suspendido ya se nos ha hecho preocupantemente familiar.

¿Cómo afrontar la contaminación atmosférica?

Cuando el diseñador holandés Daan Roosegaarde visitó Beijing quedó atónito al contemplar el skyline de la ciudad a través de ese manto sucio y agrisado, y pensó que debía hacer algo al respecto. Y voilà, el artista ha presentado una ingeniosa y revolucionaria idea que podría atajar el problema de la contaminación en las ciudades: un aspirador de 7 pisos capaz de absorber el aire contaminado, limpiarlo en su interior, y soltarlo libre de partículas contaminantes de vuelta a donde estaba. El diseño está inspirado en las pagodas chinas, una especie de templo de aire limpio que lo toma de la atmósfera en su parte superior, lo filtra y lo expulsa limpio por los respiraderos.

“Este enorme aspirador capaz de limpiar el aire contaminado ya se exhibe en Pekín”

Los datos de esta innovadora solución son alentadores, porque parece que las zonas en las que la aspiradora gigante está en funcionamiento tienen hasta un 75% de aire más limpio que las áreas donde no existe. Además, todo el proceso requiere solo 1.400 vatios, aproximadamente la misma cantidad que gasta un termo eléctrico, y la energía que consume se genera mediante energía eólica. Por ahora la torre se exhibe en Pekín, y estará de gira por algunas de las ciudades más importantes de China.

Hace solo unos meses el artista chino Nut Brother se enfundó una aspiradora y se dedicó a pasear por la ciudad de Beijing aspirando el aire hasta conseguir fabricar un ladrillo, y de esa forma denunciar la situación límite que viven algunas ciudades como la suya. La aspiradora gigante de Daan Roosegaarde aborda el problema a otra escala ¿podría ser esta la solución?

Fuente: Euronews, The Guardian
Imágenes: Studio Roosegaarde

 Artículo originalmente publicado en I’mnovation #hub